miércoles, 30 de abril de 2008

El sector agropecuario un soporte economico olvidado

En la actualidad los altos precios de los productos básicos han sido causados por los cambios climáticos que han disminuido las áreas cosechadas, así como también el ascenso constante del precio del combustible y el crecimiento de la población mundial.
Se puede decir, que la actividad agrícola ha disminuido considerablemente en casi todo los países, cada vez más países como Nicaragua importan productos alimenticios para poder abastecerse teniendo factores para poder producir.

En Nicaragua, la agricultura ha ocupado un papel determinante en la economía, siendo los productos tradicionales como el café y el azúcar grandes exportadores que aportan al PIB, no obstante las oscilaciones en los precios internacionales de estos, traen repercusiones en el comportamiento de la economía. El dinamismo del sector primario ha disminuido y otros sectores como el terciario han tenido un mejor desempeño.
Esto a consecuencia de la crisis social, ambiental y por ende económica que afecta ha este sector, todo estos factores se encuentran interrelacionados. Existe una crisis social alrededor de un 44% de la población nicaragüense se encuentran en zonas rurales de este porcentaje el 78% se encuentra en extrema pobreza, con una población económicamente activa (PEA) de tan solo un 30.5% y un alto nivel de la población con analfabetismo funcional. En el ámbito ambiental se ha aumentado las áreas cosechadas, pero no han generado productividad, más bien han disminuido la masa forestal, acelerando la erradicación de los recursos y contaminando el medioambiente con practicas de agricultura convencional. En lo que respecta a la crisis económica, se da por la volatilidad de los precios internacionales de los productos agrícolas, así como la falta de financiamiento que incide en la dificulta de la aplicación de tecnología y que desemboca a una menor productividad, además la infraestructura pública dificulta el acceso a los mercados y su comercialización.

Países en vías de desarrollo como Nicaragua tienen un problema muy grave al entrar al comercio internacional, dado que los productores se ven en la disyuntiva de encontrarse en un mercado mundial bien desigual, con potencias económicas que protegen sus producción de granos básicos así como también de la ganadería, con enormes subsidios que no dejan espacio a la incorporación de los productores de los países en desarrollo.

La actividad agropecuario es un soporte económico para nuestro país, tenemos una economía de autoconsumo, sin embrago en las dos ultimas décadas la producción del cultivo de granos básicos se ha visto frenada considerablemente, haciendo que no solo dificulte el sostenimiento alimenticio de los campesinos, sino también se ve frenada la comercialización, esto debido a la poca rentabilidad y el decaimiento de la apertura comercial a consecuencia de los altos subsidios antes mencionados, pero a pesar de esto, existe instrumentos de apoyo comercial que incentivan a los pequeños y medianos productores.

No todo es un entorno desalentador, nuestro país ha mejorado sus relaciones económicas y comerciales con los países vecinos por medio de la Integración Económica Centroamericano, así como también la incorporación de un tratado de Libre comercio DR-CAFTA y las actuales negociaciones comerciales entre la Unión Europea y Centroamérica ya son un hecho, estas nuevos mercados traen mayor oportunidades a los pequeños y medianos productores, y con una buena capacitación técnica y financiera podrán entrar o algunos ya se encuentran insertados en el mercado internacional.

Estamos en un mundo en donde la población crece aceleradamente teniendo la necesidad de demandar más a la actividad agropecuaria mundial para su alimentación, a pesar de los precios volátiles que dificultan la rentabilidad de los productos se necesita abastecer esta población, por lo que el sector rural necesita políticas económicas y públicas dirigidas a erradicar los problemas de desnutrición, pobreza, educación, salud, tendientes a mejorar los servicios sociales y además de invertir en infraestructura pública y telecomunicaciones, capacitación técnica, mejorar el acceso al crédito, entre otras, la economía y la sociedad nicaragüense necesita un mayor apoyo a los sectores rurales porque a gritos piden ayuda para mejorar su calidad de vida, un desarrollo económico se logra solucionando los problemas desde la raíz de estos.

1 comentario:

Delia dijo...

El contenido es claro, interesante, con datos concretos, me gustaría que introdujera las fuetes de los mismos.
gracias